• GFS' Consulting Group

Por qué debemos perder el miedo al fracaso en el trabajo

Motivación de los empleados VI


Habrás leído muchas veces que los errores son oportunidades de aprender, pero ¿cómo podemos perder el miedo al fracaso en el trabajo?


“Me encanta que los planes salgan bien” es una de las más famosas frases del mítico Equipo A. Desde luego que Hannibal no podía tener más razón, cuando planificamos y ponemos empeño en llevar a cabo algo lo hacemos pensando en que no fallaremos, en que lograremos nuestro propósito obteniendo el resultado que habíamos ideado.


Además somos conscientes, a medida que nos vamos haciendo mayores, de que la constancia y el esfuerzo son dos herramientas que repercuten directamente en la consecución de un logro. El problema viene cuando nos damos cuenta de que Hannibal Smith, nuestro gran héroe del equipo A, también se equivocaba, y que, a pesar de todo nuestro entusiasmo, aun habiendo sido constantes y entregados, vemos que el plan no ha salido bien. En realidad el adjetivo bien está lo más lejos posible de la realidad que tenemos frente a nuestros ojos.




Resiliencia para vencer la frustración

En estos casos la frustración se apodera de nosotros. Cuando perdemos una apuesta nos convertimos en un animal irracional, pensamos que todo lo que hemos hecho ha sido una pérdida de tiempo, que no ha servido para nada y que no merece la pena tanto esfuerzo para el pobre resultado obtenido.


Una de las mejores competencias personales que podemos desarrollar es la resiliencia, una habilidad que bien aprendida nos ayuda a superar cualquier situación adversa y a sobreponernos a esa sensación de tragedia.


Desde la teoría de PNL (programación neurolingüistica) hablan de la idea de aprender de los errores y comenzar desde cero después de que hayamos visto los puntos en los que hemos fallado. Son estos puntos débiles en los que debemos hacer especial hincapié antes de tirar la toalla y desistir.


Las metas, un mapa mental para superar el fracaso


Cualquier experiencia negativa nos ayuda a ampliar nuestros mapas mentales. Para superar un fracaso debemos descubrir nuevas vías de desarrollo donde encontraremos soluciones positivas, y también aprenderemos de aquellas que lo han sido menos.


Si permitimos que la frustración se apodere de nosotros, caeremos en la equivocación de abandonar nuestras metas y logros tanto a largo como a corto plazo. Consideraremos que nos somos capaces de obtener resultados y nos iremos centrando en rutinas que quedarán ancladas al deterioro de nuestras capacidades.


Las metas son las que nos ayudan en el día a día, las que nos motivan a ir dando pasos y avanzar. Las , son los pequeños trenes que tienen como destino nuestra autorrealización.

En realidad el problema no reside en el fracaso en la consecución del objetivo (si acaso alguien osa llamarlo fracaso), sino en no aprovechar ese error para aprender de él y no caer reiteradamente lo mismo en el futuro.


Debemos analizar la situación, pensar dónde ha estado la equivocación, qué hicimos bien y qué debimos haber hecho de modo distinto. En definitiva, plantearnos un diagrama de Ishikawa donde podamos evaluar las relaciones causa-efecto de las acciones que llevamos a cabo.



¿Qué es el diagrama de Ishikawa?


Es una herramienta que permite organizar las diferentes hipótesis propuestas sobre las causas de un problema. Permite obtener un conocimiento común de un problema complejo.


Ventajas:

  • Recoge mucha información.

  • Simplifica el análisis.

  • Mejora la solución de cada problema.

  • Ayuda a visualizar mejor las raíces.

Desventajas:

  • Aparece mucha información.

  • Puede provocar distorsión en la atención sobre el problema.

Pautas de actuación:

  • Ponerse de acuerdo en la definición del efecto o problema.

  • Trazar una flecha y escribir el efecto en el lado derecho.

  • Identificar las causas principales a través de fechas secundarias.

  • Identificar causas secundarias.

  • Asignar importancia a cada factor.

  • Anotar cualquier información que pueda ser útil.

El fracaso es también un camino hacia el éxito


En definitiva, el miedo al error sofoca cualquier chispa de creatividad e innovación. En nuestra organización, todos deben ser abiertos y honestos acerca de los fracasos para que el resto podamos aprender de ellos. Esto mantiene a los empleados motivados y comprometidos a seguir intentándolo.


Las Noches de Fuckup, inventadas en 2012 en la Ciudad de México, hoy sirven como plataforma donde jóvenes emprendedores en todo el mundo, frente a una audiencia, informan sobre sus fracasos. Estos eventos se volvieron cada vez más populares y son muy importantes ya que pueden ayudar a cambiar la visión social de los proyectos fallidos a la vez que permiten transmitir qué errores deben evitarse.


“Me encantan que los planes salgan bien”, y a mí también querido Hannibal, pero si hoy no ha sido así, mañana lo intentaré de nuevo.



Consigue resultados con el workshop SGS


El trabajo orientado a resultados SGS consiste en plantear metas y seguir un método probado para alcanzarlas y aprender de los errores. Mediante dos dinámicas de grupo (online o presenciales) se plantea el análisis del problema, la gestión de las prioridades, optimización de los recursos y la asignación de responsabilidad sobre los objetivos.



Más información sobre SGS



Entradas recientes

Solicita más información

Cuéntanos cuál es el reto, tenemos una solución para tu organización.

I

I

© 2020 por GFS' Consulting Group

I

Teléfono

902-120-567

RRSS

f.png
instagram.png
t.png
i.png