• GFS' Consulting Group

¿Te identificas con enredaderas o con trepadoras? ¿Crecer o escalar? Esa es la cuestión.

Por circunstancias, he tenido que permanecer en un hospital largos periodos de tiempo de estos últimos días y a ratos he podido dedicarme a mi actividad favorita, la lectura. El propio aburrimiento me ha lanzado a elegir lecturas poco habituales en mí, entre otras sobre jardinería, a mí que se me mueren las plantas de plástico.


Leí un artículo sobre la diferencia entre plantas enredaderas y las trepadoras que me iluminó para escribir este artículo basado en la diferencia entre empresas que crecen frente a empresas que escalan.


Según la revista “El Mueble” del 18 de enero de 2022 explican:

  • Plantas enredaderas: poseen tallos largos que no se sostienen por sí mismas, necesitan un soporte y una guía para poder trepar, por ejemplo, una verja, una pérgola...

  • Plantas trepadoras: son sus raíces y ramas las que les permiten adherirse a cualquier superficie ya sea una pared, muro o una columna.

En el mundo empresarial moderno, al igual que en agricultura y jardinería, si exceptuamos los Bonsáis, pocas ideas son más importantes que el crecimiento.


Según he entendido, tanto las trepadoras como las enredaderas tienen un tallo débil, por lo tanto, necesitan de un apoyo para extenderse. Las enredaderas se extienden horizontalmente a ras del suelo salvo que le coloquen un objeto como soporte para crecer, necesitan esa ayuda que les proporcionamos para extenderse hacia arriba mientras que las trepadoras buscan ellas del apoyo sobre el que enroscarse, pueden enroscarse en otras plantas inclusive para escalar aprovechando sus recursos.


En términos empresariales, ¿Cuál es la diferencia entre Crecer y Escalar?


Aunque pueda parecer lo mismo, al igual que en el mundo vegetal, existen grandes diferencias; después de todo, tanto el crecimiento como la escala se refieren a un aumento de tamaño.


Sin embargo, para los empresarios, existe una diferencia clave entre CRECER y ESCALAR. La diferencia clave es la relación entre los ingresos y los gastos.



El crecimiento tiene una proporción muy restringida entre los ingresos y los gastos. Eso significa que a medida que aumentan los ingresos, los gastos aumentan a la par.


Por el contrario, escalar es cuando los ingresos aumentan sin un aumento sustancial de los recursos. Los procesos de "esa escala" son aquellos que se pueden realizar en masa sin esfuerzo adicional: si envío un correo electrónico a 10 personas o 1 millón, mi esfuerzo es esencialmente el mismo. Es por eso que las empresas que escalan necesitan Transformarse Digitalmente y empezar a utilizar recursos digitales que les permiten hacer este tipo de escalado. Si nos fijamos en la metáfora de las plantas, obviamente el escalado necesita buscar unos apoyos sobre los que crecer.


En el management tradicional pensamos en el crecimiento en términos lineales: una empresa agrega nuevos recursos (personas, recursos o tecnología) y, como resultado, sus ingresos aumentan.


¿Cómo puede una empresa no solo crecer, sino escalar exponencialmente?


Tomemos como ejemplo una agencia financiera para empresas que actualmente tiene 100 empresas cliente, pero fruto de su buen hacer y su actividad comercial está a punto de cerrar acuerdos con cincuenta clientes más.


Aumentar el número de empresas a las que vende generará más ingresos, pero es probable que no pueda hacer el trabajo sin contratar a más personal, debiendo equilibrar muy bien sus cuentas para que tener más clientes no le haga bajar su rentabilidad o inclusive perder dinero debido a los costos asociados con el crecimiento. Recordemos la frase empresarial “Morir de Éxito”.


Insistimos, la diferencia clave con el crecimiento es que escalar se logra aumentando los ingresos sin aumentar los costos de manera significativa, si logramos agregar clientes y, por tanto, ingresos de manera exponencial, los costos debemos lograr que solo aumenten de manera residual, si es que lo hacen.


Esta diferencia entre crecer y escalar no es exclusivamente para startups, al contrario, se vuelve más nítida cuando una empresa ha dejado de ser una pequeña empresa, pero todavía no ha conseguido ser una gran corporación.


A casi todos los dueños de empresa les gustaría ver crecer sus ingresos porque, de cara a los demás, el crecimiento indica que ha construido un negocio de éxito.


Sin embargo, crecer por crecer puede que no sea un modelo de negocio sostenible. Si la única forma de ganar más dinero es vender y entregar más de tu producto o servicio, eventualmente llegarás a un punto de inflexión. Maximizarás la cantidad de negocios que puede aceptar, dados los recursos disponibles.


Cuando esto sucede, es cuando debes plantearte qué decisión tomar:

  • Seguir siendo una pequeña empresa y trabajar múltiples horas (sacrificando tu salud mental y la de tus trabajadores, sacrificar tus ganancias o la calidad de lo que entregas).

  • Elevar tu listado de precios.

  • Contratar a más personas e invertir en otros recursos sobre todo físicos para que puedas continuar agregando ingresos y creciendo.

En esta etapa clave, la empresa tendrá que elegir entre apostar por un crecimiento lineal o cambiar su orientación para conseguir escalar de manera más rápida, si lo que deseas es escalar tu empresa deberás tener en cuenta unos parámetros clave:

  • Reorientar la cultura de la empresa.

  • Desarrollar procesos escalables.

  • Contar con suficientes recursos para el cambio.

Todo ello se consigue aplicando el modelo ExO en las organizaciones, en el “Libro Transformación Exponencial” desarrollado por nuestra Agencia de Innovación ESTUIDEA te lo explicamos con más detalle.



Imagen1.png

Para diferenciarte de tu competencia debes INNOVAR

¿No sabes cómo?

Descubre nuestra Agencia de Innovación

y ASEGURA el FUTURO de tu Compañía.

Imagen3.png
Estuidea-contacto_edited.jpg