• GFS' Consulting Group

El desarrollo de Soft Skills: Clave para adaptarse con éxito al Mundo BANI

Hace ya más de 30 años se empezó a hablar de un mundo en constante cambio, en el que no era tan sencillo entender lo que ocurría a nuestro alrededor, debido a la rapidez, a la incapacidad para identificar de dónde venían los cambios, o las consecuencias a largo plazo de nuestras acciones.


Tras la Guerra Fría, nos encontramos en un mundo más global, más abierto a las comunicaciones, en el que la competitividad da paso a una colaboración que genera cambios cada vez más rápidos y disruptivos.


Este nuevo mundo, para el que no nos habían preparado durante nuestros años escolares, fue definido como Mundo VUCA o VICA en castellano.


  • Un mundo Volátil, donde lo que funciona hoy mañana ya está obsoleto. Las nuevas tecnologías, creciendo a un ritmo vertiginoso, aceleran la evolución en nuestra forma de trabajar y de relacionarnos. Y también cambia las reglas del mercado.

  • Es Incierto (Uncertain), en cuanto a la incapacidad para identificar lo que ocurrirá a medio-largo plazo, dando pie a formas de trabajar ágiles, que permitan una adaptación constante en el corto plazo.

  • Además, su Complejidad hace que sea realmente difícil identificar de dónde vienen los cambios o hacia dónde se dirigen.

  • Y, por supuesto, es Ambiguo. Depende desde dónde observamos nuestra realidad, podemos generar una opinión u otra, y esto nos lleva a responder de formas totalmente diferentes.


Cuando los mercados, las empresas y los profesionales, empezamos a entender que estas son las nuevas “Reglas del Juego”, iniciamos un proceso de “desaprendizaje” que nos permita fluir en un entorno en constante cambio. Nos volvemos más ágiles y buscamos la diferencia competitiva en nuestros productos y servicios. Ser los primeros es una ventaja competitiva que, además, genera barreras para la entrada de nuevos competidores en nuestro mercado.


Y, aunque no hemos terminado de sentirnos del todo cómodos en este Mundo VUCA, al menos somos capaces de responder de una forma adaptativa.


Sin embargo, ahora nos encontramos con que esto tampoco termina de servir. Ha habido una evolución en este Mundo VUCA que nos ha llevado a un nuevo paradigma.



El Mundo BANI


Jamais Cascio formula este concepto, ya en 2018, para ayudar a nivel empresarial y social, a entender que el Mundo VUCA ha dado un paso más.


En enero de 2020 empezamos a escuchar acerca de un virus que está suponiendo una crisis sanitaria en China sin precedentes. Toda la población de este país es confinada y es obligatorio el uso de mascarillas en caso de salir a la calle.


Y desde occidente, observamos este hecho como algo que solo les afecta allí. Bienvenidos al entorno BANI o FANI en castellano: menos de dos meses después más de la mitad de la población mundial está confinada (o fue invitada a confinarse por voluntad propia), los sistemas sanitarios se colapsan y nos enfrentamos a una pandemia que pone en jaque, no solo nuestra sanidad, sino nuestros sistemas políticos y económicos.


Cada día aparecen múltiples informaciones acerca de lo que se debe o no se debe hacer, de lo que supone este virus, de cómo hacer frente a esta pandemia mundial. Y lo peor, es que muchas veces, la información es contradictoria.



¿Qué significa BANI?



  • Brittle (Frágil). Nuestra realidad no solo no es estable, sino que los cambios pueden generar que nuestro entorno conocido desaparezca por completo (¿recordáis cuando podíamos juntarnos en bodas y abrazarnos con cientos de personas? ¿O cuando soplábamos las velas de una tarta sin tener en cuenta que ese soplido nos puede cambiar la vida?)

  • Anxious (Ansiedad). Lo que en el Mundo VUCA era incertidumbre por la dificultad de hacer planes a medio o largo plazo, ahora se convierte en ansiedad porque no sé qué va a pasar la semana que viene. Hacer planes a un año vista se torna como un ejercicio complejo, ya que no sabemos cómo va a evolucionar nuestra empresa, nuestra familia o nuestra sociedad.

  • Non-linear (No lineal). Nuestras respuestas no tienen ya una consecuencia predecible, ya que el impacto no es a un solo nivel. Ahora el impacto es sistémico, es decir, que cuando nos hemos ido a teletrabajar, esto ha afectado al equipo de IT de mi empresa, porque ha tenido que preparar todo el sistema para que cientos (o miles) de trabajadores puedan seguir con su actividad desde casa; mi comunicación con el equipo o con mis clientes ya no es presencial, sino virtual; mi entorno doméstico se convierte en mi entorno profesional; mis horarios cambian y esto afecta a mi entorno familiar… Podríamos seguir así hasta el infinito.

  • Incomprehensible (Incomprensible). La cantidad de información que recibimos es tanta, de tantas fuentes y tan contradictoria en muchos casos, que se nos hace realmente difícil procesarla. O simplemente no tenemos el tiempo para ser realmente críticos con ella. Esa ambigüedad del Mundo VUCA se ha convertido directamente en una fuente inabarcable de voces que nos genera una absoluta incapacidad para atenderlas a todas.


Siguiendo con el ejemplo del coronavirus, la COVID-19 ha venido para demostrarnos que no podemos dar nada por sentado. Que en muchas empresas en las que había una creencia férrea acerca de la imposibilidad del teletrabajo, pues no era tan cierta. Que cuando creíamos que lo que ocurría en la otra punta del mundo no nos afectaba, pues ya hemos visto, de la peor manera, que sí que nos afecta.


Y también hemos visto que podemos aprender, que tenemos la capacidad para reinventarnos. Que tal y como lo hicimos en un Mundo VUCA, podemos encontrar modelos adaptativos al entorno BANI para ser competitivos y seguir evolucionando.



¿Cómo adaptarnos al Mundo BANI?


Desarrollando dos tipos de competencias:


Por un lado, las Competencias Tecnológicas. Nuestra capacidad para utilizar los datos de forma ágil y constructiva para responder de la mejor manera posible a este entorno tan exigente.



Por otro lado, las Soft Skills, esas competencias en las que tradicionalmente nos hemos enfocado menos, pero que se tornan absolutamente esenciales en esta realidad. Nuestra capacidad para fluir ante los cambios y las adversidades, y aprender de ellos (resiliencia), tomar consciencia del momento presente y prepararnos, desde ahí, para un futuro impredecible. La capacidad para entender nuestra realidad como un entorno sistémico y aprovechar las redes que me ofrece. Y desarrollar relaciones transparentes, de colaboración y de solidaridad.


Si quieres saber más acerca de cómo desarrollar estas habilidades para desenvolverte exitosamente en entornos BANI, te invito a que participes en nuestro webinar.




Imagen1.png

Entradas recientes