Teléfono

902-120-567

RRSS

  • logo-de-facebook (1)
  • gorjeo (1)
  • linkedin (1)

I

I

© 2019 por GFS' Consulting Group

I

  • GFS' Consulting Group

Cómo mejorar aplicando el Benchmarking

Benchmarking es un estudio continuo de aquellos procesos, metodologías o prácticas que hacen los demás y que son notablemente mejores que los nuestros, bien dentro del mismo sector o de fuera de él.

Es decir, al igual que de pequeños hacían nuestras madres "compararnos con el primero de la clase o de otras clases".

Sólo existe un detalle a tener en cuenta, siempre hay unos que destacaban en ciencias pero eran unos pésimos atletas.

No hay que adoptar de la misma empresa todos los procesos, eso sería clonar.



¿Para qué sirve?

Sirve para lograr la mejora continua, esto nos hace más competitivos.

Mediante la aplicación de este “método” logramos, por una parte, ejercitar una habilidad que no es usual, el estudio concienzudo de todos los mercados en busca de la excelencia y por otra parte el examen de conciencia, esta empresa lo hace de esta manera y... ¿Nosotros? ¿De qué forma lo hacemos? ¿Por qué? ¿Nos es más útil cambiar? ¿Qué mejoraría? ¿Qué empeoraría?



¿Cómo se hace?

En primer lugar tener muy claros los objetivos que pretendo, obviamente no pueden ser demasiado extensos, mejor elegir un elemento cada vez.

Una empresa no puede cambiarse de la noche a la mañana, y tal vez no sea necesario.

Introducir un cambio y ver cómo afecta al resto, de esta forma se puede ir puliendo y mejorando su implantación en su empresa.

El método científico ensayo-error no debe ser aplicado en la empresa nunca, por ello es imprescindible elegir con gran cuidado qué proceso, metodología o práctica desea cambiar.

Una vez elegido el elemento debo hacerme las siguientes preguntas: ¿Qué parámetros debo medir en este proceso? ¿Qué empresas lo hacen de forma excelente? ¿Cómo voy a medir las diferencias?

Debo advertir de antemano de las dificultades que se presentan en este paso, elegir el proceso objeto de mejora puede ser algo relativamente sencillo, pero no lo es tanto el seleccionar la empresa objeto de nuestra investigación y la persona de contacto dentro de ésta que nos facilite la tarea.

Tengamos claro que Benchmarking no es copiar, sino pedir permiso y hasta llegado el caso, ser asesorado por el personal de la otra empresa.

Cuando tenga estas respuesta claras, proceso que ya aventuro no es sencillo, debemos pasar a la siguiente fase, la de llevar a cabo la evaluación propia y la de los demás, referentes a este proceso en cuestión.

Una vez se tengan todos los datos precisos, se hayan filtrado y resumido, queda pasarlos por la lupa de forma que podamos identificar los detalles, puesto que a veces sólo será esto, que marcan la diferencia entre mi empresa y las estudiadas.

Esta información tal y como la poseo no me vale, debo estirarla, retorcerla y girarla hasta lograr que encaje con precisión milimétrica y sin violencia en mi proceso.

Después de esto y con renovado brío nos pondremos de nuevo a la tarea de observar este proceso por si fuera necesario pulirlo.

Solicita más información

Entradas recientes