• GFS' Consulting Group

¿Cómo desarrollar un Propósito Empresarial poderoso?

Muchas personas se cuestionan la necesidad de desarrollar un propósito empresarial adecuado y tienen su parte de razón, argumentan que ya hay muchas etiquetas diferentes que describen la dirección organizacional, ¿Para qué necesitamos otra más?


Mi respuesta es clara, necesitamos definir nuestro Propósito Empresarial para alinear “de verdad” los intereses de todas las personas que se relacionan con mi compañía, además de empleados debo involucrar a proveedores, clientes, cualquier comunidad que se sienta de alguna manera en relación con nuestro Propósito.


Pero, ¿Cómo lo puedes hacer? ¿Cómo puedes desarrollar un Propósito Empresarial verdaderamente poderoso?


Para empezar, contando con el beneplácito de la Dirección General, y en fases posteriores, mediante una esmerada comunicación que sepa transmitir a todos los involucrados qué se va a hacer y para qué se hace. Estas fases deben ir unidas a un sistema logístico que permita abrir un canal de comunicación bidireccional para facilitar enviar la documentación previa, convocatorias, consulta de dudas, etc.



Cuando las empresas o entidades nos llaman para que les acompañemos en la definición de su Propósito Empresarial, suelo comenzar montando una reunión en la que, si es posible, deben estar los socios fundadores, y trabajamos un Focus Group en el que los asistentes deben reflexionar sobre las siguientes cuestiones:

  •  ¿A qué nos dedicamos?

  •  ¿Para quién lo hacemos?

  •  ¿Por qué servimos a nuestros clientes de la forma en que lo hacemos?

  •  ¿Por qué estamos en esta industria?

  •  ¿Por qué iniciamos este negocio?

  •  ¿Qué imagen queremos transmitir de nuestro negocio?

A priori puede parecer un ejercicio sencillo, pero os invito a que os reunáis fundadores, altos directivos, me da igual que presencial o remoto y deis respuesta a estas preguntas.

Os puedo asegurar que si lográis consensuar las 6 respuestas y tardáis menos de dos horas, con casi casi toda probabilidad, una de dos. o estáis mintiendo y habéis tardado mucho más o algunos están cediendo a lo que consideran que debe ser la respuesta adecuada, bien porque la marque algún líder con autoridad o porque lo tenéis aprendido como papagayos desde hace mucho.


Para empezar a crear un Propósito Empresarial digno de tal nombre debo tener en cuenta algunos aspectos básicos:

  • Las reuniones, independientemente de quien asista deben ser “entre iguales”, no se trata de discutir, se trata de construir.

  • Se trata sobre todo de escuchar a los demás.

  • Se debe rebatir opiniones de otros, sin juzgar, con el sano propósito de sumar.

  • Las respuestas deben ser sometidas a voto, ya que deben ser fruto de que te identifiques con ellas no de lo que crees que los demás esperan que votes.

  • Las ideas no tienen dueño, que yo exprese una idea no significa que deba aferrarme a ella a muerte, puedo cambiarla, los demás pueden modificarla o incluso no considerarla.

Tras esto pasamos a consensuar si se va a desarrollar el Propósito contando con el equipo inicial o se involucra a toda la compañía, por supuesto en este último caso la colaboración debe ser siempre voluntaria.


Es de sobras conocido el esquema de MTP siglas en ingles de Propósito Transformador Masivo, tan solo recordad que El propósito no es algo que habla de nosotros o de quién queremos ser, sino que habla de qué huella queremos dejar en el universo, de cómo de diferente debería ser el mundo una vez ya no existamos en el mismo.



El Propósito Transformador Masivo es un complemento a la visión y a la misión de las organizaciones tradicionales.



En la actualidad, se están generando gran cantidad de compañías que están surgiendo con un empuje extraordinario de esta Cuarta Revolución Industrial y que están sustituyendo a las empresas tradicionales, estas empresas han nacido para mantenerse en los puestos top de los mercados.


La Cuarta Revolución Industrial representa un cambio fundamental en la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos unos con otros. Es un nuevo capítulo en el desarrollo humano, posibilitado por extraordinarios avances tecnológicos (inteligencia artificial, nanotecnología, computación cuántica, biotecnología, Internet de las cosas (IoT), impresión 3D, vehículos autónomos…).



Estos avances están fusionando los mundos físico, digital y biológico de forma que crean grandes promesas de futuro para las empresas pero también peligros potenciales.


La velocidad, amplitud y profundidad de esta revolución nos obliga a repensar cómo se desarrollan los mercados o cómo las organizaciones deben crear valor para sus clientes.


Aunque la Cuarta Revolución Industrial es algo más que un cambio impulsado por la tecnología, debe ser tomada como una oportunidad para ayudar a todos, de manera que podamos aprovechar las tecnologías convergentes para crear un entorno centrado en el ser humano. La verdadera oportunidad es mirar más allá de la tecnología y encontrar formas de brindar al mayor número de personas la capacidad de impactar positivamente en sus familias, organizaciones y comunidades, por todo ello, en definitiva nos puede ayudar trabajar con un Propósito Empresarial.



Imagen1.png

Entradas recientes

Para diferenciarte de tu competencia debes INNOVAR

¿No sabes cómo?

Descubre nuestra Agencia de Innovación

y ASEGURA el FUTURO de tu Compañía.