Teléfono

902-120-567

RRSS

  • logo-de-facebook (1)
  • gorjeo (1)
  • linkedin (1)

I

I

© 2019 por GFS' Consulting Group

I

  • GFS' Consulting Group

¿Cómo comunicarnos mejor a través del lenguaje no verbal?

El lenguaje no verbal está fuertemente ligado a la comunicación. Está demostrado que es tal su poder que en cualquier comunicación que se lleve a cabo su importancia asciende a un 55%, frente al 7% que representa el mensaje y el 38% de nuestra entonación.


El peso de nuestra comunicación:


  • Debemos intentar que nuestro lenguaje corporal complemente nuestro mensaje.

  • En caso de falta de sintonía verbal-no verbal, prevalece lo no verbal.



Para comunicarnos debemos dejar que el mensaje fluya a través de la voz para abrazarse sutilmente a nuestros gestos y dar paso al más bello de los valses.


Muchos mensajes van cargados de significado, y no podemos comprender por qué razón no ha llegado a los oyentes. Frases cargadas de información que se quedan flotando en el aire ante la mira indiferente del espectador. Todo esto es debido a que no sabemos acompañar nuestro mensaje con los gestos, porque no sabemos entonar haciendo las pausas necesarias, o incrementando la velocidad de habla para captar una mayor atención y romper con el sonido monótono de la exposición.



Comunicar es un arte, pero como todo arte debe encajar perfectamente en el contexto, debe romper las barreras de las suposiciones para formar parte de la realidad que pretendemos comunicar. Debemos tener en cuenta todos los factores que contribuyen a que el mensaje sea percibido e interpretado por el oyente sin dejar paso a la interpretación.


Tenemos una capacidad de habla de hasta 150 palabras por minuto, frente a la capacidad que tenemos de escuchar que alcanza las 600 palabras en un minuto. Esa diferencia es lo que hace que la escucha del oyente sea activa o una mera audición de un cúmulo de palabras. Por ello es extremadamente importante que prestemos atención a nuestro lenguaje no verbal, para evitar que en todo ese tiempo nuestro oyente desconecte.



La escucha activa.


La escucha activa no sólo se practica en el lenguaje verbal. Observar gestos, distancias, miradas, movimientos corporales, etc. son elementos indispensables para comprender un mensaje en su totalidad.



5 pasos en la escucha activa.

  1. Escuchar sin distracción: palabras, hechos, ideas, lógica y movimientos.

  2. Escuchar la intención: al intentar averiguar la intención del mensaje se consigue un equilibrio entre, contenido, lenguaje no verbal y componentes.

  3. Controlar la comunicación no verbal y los filtros emocionales: el lenguaje no verbal es clave mientras se está escuchando como forma de ofrecer feedback al hablante.

  4. Escuchar sin ofrecer juicios: porque desvirtuará la realidad del mensaje que nos están transmitiendo.

  5. Resumir: como medio de verificación.


En definitiva, la transmisión de una actitud, debe verse reflejada en una actitud: ¿Acaso alguien dice un NO rotundo afirmando con la cabeza?

Solicita más información

Entradas recientes