• GFS' Consulting Group

6 Beneficios de los Planes de formación en las empresas: filosofía ganadora

Todos los animales son curiosos y el ser humano no es una excepción. De hecho, ese podría ser nuestro rasgo más distintivo, hasta el punto de invertir miles de millones en enviar un robot a Marte solo para ver “cómo es”. Por rizar el rizo... ¿Qué nombre le pusieron al Rover que enviaron a Marte? CURIOSITY.


Si esto lo sumamos a un panorama social, tecnológico y empresarial que ha cambiado de manera radical y que se prevé siga cambiando rápidamente, y la idea de que el aprendizaje debe limitarse a un momento particular de necesidad o que ya sabes todo lo que necesitas, todo esto de repente parece muy extraño y anticuado.


El Foro Económico Mundial cifra en 75 millones los empleos que van a desaparecer como consecuencia de la aceleración tecnológica impuesta por el coronavirus, pero también es verdad que ese mismo informe mantiene que se crearán casi el doble de nuevos puestos de trabajo.

La clave está en ir adaptándose a esta nueva realidad, que también afecta al mercado laboral.

Lo verdaderamente importante, y que cambiará el futuro laboral, son las nuevas maneras de trabajar, desde la consolidación del teletrabajo a la creación de puestos cada vez más especializados.


Aún estamos a tiempo de ir adaptando nuestras plantillas y nosotros mismos a estas circunstancias.

No hay que preocuparse, hay que ocuparse.



Los beneficios de un plan formativo continuado


Pero, ¿Quién dijo que debería limitarse a la formación inicial para nuevas incorporaciones o las que marca la legislación de obligado cumplimiento?


A medida que la organización crece y los empleados crecen con ella, las necesidades de capacitación cambian y las habilidades con las que los empleados deben ser competentes también se actualizan constantemente. Pero, ¿Cuáles son las ventajas reales de la formación continua tanto para la empresa como para los empleados?



El mercado no es estático


…Y tampoco deberían serlo tus habilidades y las de tus empleados.


Atrás quedaron los días en que un empleado podía esperar una vida profesional basada en su educación secundaria o universitaria, además de seminarios ocasionales.


Piensa en esto; una carrera profesional típica abarca alrededor de 30 a 40 años. Pero retrocediendo 20 años, el panorama mundial era totalmente diferente:



Todas esas cosas. que parecen haber estado con nosotros desde siempre, no existían. ¿Hace 30 años? Aún recuerdo mis luchas con el MS-DOS y las cintas Beta o VHS todavía existían.


Con la mayoría de las industrias en constante cambio, las empresas deben estar preparadas para adaptarse a estas condiciones siempre cambiantes o perecer. No se puede atender a una clientela de 2021 con un enfoque de 2010: industrias enteras de miles de millones de euros han nacido y caído desde entonces.

El mercado no es estático y tampoco deberían serlo las habilidades de tus empleados.

Una condición sine qua non (en latín actualmente se podría traducir por "tienes que hacerlo sí o sí") para un negocio competitivo pasa por tener un plan integral de formación y desarrollo de los empleados que revise y adapte continuamente los conocimientos de la plantilla a las nuevas condiciones, mercados y desafíos.



Aprovecha la última tecnología


Hace apenas 20 años, solo los empresarios de alto nivel tenían ordenadores portátiles. Hoy en día todo el mundo tiene uno. Casi todo el mundo tiene también un plan de banda ancha móvil, que, combinado con un portátil, brinda la capacidad de trabajar y comunicarse a nivel global, desde cualquier lugar y en cualquier momento.


Eso es algo que, hoy en día, muchos empleados aprovechan: finalizar una presentación en la parte trasera de un taxi, trabajar en un plan de negocios en un avión, conectarte para dar algunas instrucciones para manejar a un cliente importante mientras estás de vacaciones. Sí, todo el mundo ha hecho ese tipo de cosas.


Sin embargo, en algún momento del pasado, solo unas pocas tenían portátiles. Algunos que estaban por delante de la curva. Y eso, significa comprender y adoptar pronto las novedades “de vanguardia”, lo que les dio un tremendo impulso en sus oportunidades profesionales.


Pero, ¿Qué pasa con las tecnologías de vanguardia de hoy? ¿Desde wearables y realidad virtual hasta microaprendizaje, Internet de las cosas y realidad aumentada? ¿O alguna de las numerosas tecnologías y metodologías nuevas que surgen en cualquier campo (5G, XaaS, UX / CX, Deep Learning, orientación a PROPÓSITO, Wifi 6) ¿tendrán que pasar 20 años para que te des cuenta de la oportunidad que dejaste perder?


¿Cuántos de esos ya está adoptado en tu empresa? ¿Uno? ¿Ninguno? Puedo garantizarte que tus competidores, especialmente los más jóvenes, ya han implantado uno o más en sus empresas.


Un Plan de formación continuado debe garantizar, que tus empleados estén siempre actualizados tanto con los últimos avances, como con las habilidades necesarias para hacer bien su trabajo ahora y a futuro.



Úsalo o piérdelo


La gente se olvida, de ahí la importancia de Plan formativo continuado. Por supuesto, algunas de las cosas del programa de formación, un empleado lo usará día tras día, aquellas seguro que las van a recordar.


Para que los humanos podamos mantener nuestros conocimientos y habilidades, necesitamos refrescar la memoria y practicar con regularidad. La mayoría de las habilidades no son como “andar en bicicleta”, algo completamente simple que se queda contigo para siempre. Más bien, son como tocar el piano, se olvidan fácilmente.


Está demostrado que, en menos de un año de trabajo, la mayoría de tus empleados se habrán olvidado del 50% (o más) de su programa de incorporación. A menos que, por supuesto, tengamos un sistema para la capacitación continua de los empleados y que revisen los contenidos a intervalos regulares.



Hace que el aprendizaje sea la norma y no la excepción.


Unos cursos y seminarios esporádicos para empleados siempre serán vistos como una especie de situación especial, algo que tus empleados simplemente tienen que sufrir, en lugar de ser vistos como parte habitual del flujo de trabajo.


Hacer que la formación sea parte de un proceso de desarrollo de talento más largo indica a los empleados que esto es algo normal, una parte de la vida laboral diaria, tan importante como su trabajo habitual.



Si también logramos que asocien este régimen de formación de larga duración con oportunidades concretas de avance profesional, se sentirán más incentivados y ansiosos por participar y prestar atención a su programa de aprendizaje y desarrollo del talento.



Atrae mejores talentos...


Los mejores empleados son aquellos dispuestos a aprender y crecer.


Al invertir en un Plan de formación continuada para empleados, no solo capacitas el talento de tus equipos, sino que también atraes nuevos talentos que valoran más aquellas empresas que se mantienen a la vanguardia.


No importa si son Baby boomer o de la Generación Z, a todos les interesa poder crecer y buscan lograr su desarrollo en el ámbito laboral. Aunque el sueldo es importante, ya no es tan relevante como antes.


Esta es la razón por la que, por ejemplo, los programadores prefieren empleos en empresas que les brinden la capacidad de trabajar con las últimas y mejores tecnologías antes que trabajar con algún lenguaje de programación heredado, incluso si en este último supuesto la paga es mejor.


Saben que si no se adaptan a la larga perderán su empleo.


La adopción de nuevas metodologías y tecnología es parte del factor de frescura de una empresa, pero también tiene un trasfondo importante. Si los trabajadores jóvenes saben que tu empresa ha adoptado varias tecnologías de vanguardia, acudirán a tu departamento de recursos humanos para poder participar en los equipos vinculados a esas metodologías o tecnologías y poder tener la oportunidad de trabajar con ellas.



…mejor retención de los empleados senior.


Un Plan de formación continuada bien orientado puede ayudar a aumentar los niveles de satisfacción en el trabajo, minimizando la desmotivación, brindando al personal veterano de nuevas habilidades y oportunidades de avance profesional y permitiéndoles ser mejores en lo que hacen.


Hacer que tu empresa esté a la vanguardia en su sector le indica a tu personal que inviertes en el futuro de la organización, en lugar de ser una especie de dinosaurio atrapado en el pasado y que se limita a esperar que las cosas mejoren solas.



¡Renueva todo!


Si todo lo que tu empresa sabe es que "siempre se hicieron las cosas así", entonces tienes un gran problema.


Uno de los mejores beneficios es que un personal con buena formación será más capaz de reconocer las debilidades en los flujos de trabajo existentes y las oportunidades de cambio y disrupción.


Tu trabajo consistirá en fomentar este tipo de pensamiento creativo e intentar renovar vuestros modelos de negocio y flujos de trabajo existentes adoptando las ideas más revolucionarias y poderosas del mercado.





Imagen1.png

Entradas recientes

Para diferenciarte de tu competencia debes INNOVAR

¿No sabes cómo?

Descubre nuestra Agencia de Innovación

y ASEGURA el FUTURO de tu Compañía.

Imagen3.png
Estuidea-contacto_edited.jpg